La Sabiduría del Águila

Compartido por: CREDENTOR

El águila es el ave con mayor longevidad de entre esas especies. Llega a vivir 70 años, pero para llegar a esa edad, a los 40, debe tomar una seria y difícil decisión.

A los 40 años, sus uñas están apretadas y débiles y no consigue tomar a sus presas de las cuales se alimenta. Su pico largo y puntiagudo se curva, apuntando contra su pecho. Sus alas están envejecidas y pesadas y sus plumas gruesas.
¡Volar se hace ya tan difícil!

Entonces, el águila tiene solamente dos alternativas: morir o enfrentar un dolorido proceso de renovación que durará 150 días. Ese proceso consiste en volar hacia lo alto de una montaña y quedarse ahí, en un nido cercano a un paredón, en donde no tenga la necesidad de volar.

Después de encontrar ese lugar, el águila comienza a golpear su pico en la pared hasta conseguir arrancarlo.

Luego debe esperar el crecimiento de uno nuevo con el que desprenderá una a una sus uñas. Cuando las nuevas uñas comienzan a nacer, comenzará a desplumar sus plumas viejas. Después de cinco meses, sale a su vuelo de renovación, y a vivir 30 años más.

En nuestras vidas, muchas veces tenemos que resguardarnos por algún tiempo y comenzar un proceso de renovación para continuar un vuelo de victoria, debemos desprendernos de costumbres, tradiciones y recuerdos que nos causaron dolor.

Solamente libres del peso del pasado podremos aprovechar el resultado valioso que una renovación siempre trae.

Autor: Anonimo

PUBLICACIONES RELACIONADAS

8 LUCHAS QUE VALE LA PENA TENER  CON TUS HIJOS

La crianza de los hijos es difícil.  Los padres tienen que elegir sus batallas.  Aquí hay 8 luchas que vale la pena elegir con sus hijos:  1. La lucha de la lectura:  Haz que tus hijos lean.  Porque la lectura está ligada a todo, desde el desarrollo cognitivo hasta la...

Tus hijos no tienen la culpa

Tus hijos no tienen la culpa

Tus niños no tienen la culpa del mal día que tuviste.  Tus niños no tienen la culpa de los problemas con tu pareja.  Tus niños no tienen la culpa de tus frustraciones ni los malos ratos en tu trabajo. No tienen la culpa de que se haya roto el condón o fallado la...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *